10 razones para consumir verduras congeladas

  1.  Están siempre disponibles: las verduras congeladas pueden conseguirse fuera de temporada.

 

  2. La ultracongelación evita la proliferación de patógenos y la degradación de los alimentos.

 

  3. Siempre frescas: se ultracongelan tras su recolección evitando una maduración excesiva.

 

  4. Son casi igual de nutritivas que las frescas y, en algunos casos incluso más, conservan las vitaminas y minerales gracias al proceso de ultracongelación.

 

  5. Son fáciles de preparar y servir.  Más cómodas que las frescas, y es que ya vienen lavadas, cortadas y listas para cocinar.

 

  6. Suponen un ahorro de tiempo y dinero.

 

  7. Permiten regular las porciones: se consume la cantidad deseada y el resto vuelve al congelador.

 

  8. Tienen larga vida: pueden ser almacenados en el congelador por mucho tiempo.

 

  9. Sin conservantes ni aditivos.

 

10. Seguras: se hacen controles durante su producción y proceso. La ultracongelación evita el deterioro causado por microorganismos.